“La poesía al alcance de los niños”

Hoy, en el día internacional del libro, Desorbitados recuerda y comparte un texto del escritor colombiano Gabriel García Márquez: la poesía al alcance de los niños. Un texto en el que la palabra niño implica no solamente esa etapa de nuestros ciclos vitales, sino cada uno de esos momentos en los cuales, como jóvenes y adultos, nos acercamos y acercamos a otros a la lectura.

Es un texto muy especial, cuya invitación trasciende las recetas y las normas con las cuales algunos presumen erudición interpretativa, en detrimento de la humildad y las variadas formas del aprendizaje relacionado con la literatura.

¡Disfrútenlo!…

4big

Fotografía por: Hernán Díaz (fotógrafo colombiano)

Por: Gabriel García Márquez 

27 de enero de 1981

Un maestro de literatura le advirtió el año pasado a la hija menor de un gran amigo mío que su examen final versaría sobre Cien años de soledad. La chica se asustó, con toda la razón, no sólo porque no había leído el libro, sino porque estaba pendiente de otras materias más graves. Por fortuna, su padre tiene una formación literaria muy seria y un instinto poético como pocos, y la sometió a una preparación tan intensa que, sin duda, llegó al examen mejor armada que su maestro. Sin embargo, éste le hizo una pregunta imprevista: ¿qué significa la letra al revés en el título de Cien años de soledad? Se refería a la edición de Buenos Aires, cuya portada fue hecha por el pintor Vicente Rojo con una letra invertida, porque así se lo indicó su absoluta y soberana inspiración. La chica, por supuesto, no supo qué contestar. Vicente Rojo me dijo cuando se lo conté que tampoco él lo hubiera sabido.

Ese mismo año, mi hijo Gonzalo tuvo que contestar un cuestionario de literatura elaborado en Londres para un examen de admisión. Una de las preguntas pretendía establecer cuál era el símbolo del gallo en El coronel no tiene quien le escriba. Gonzalo, que conoce muy bien el estilo de su casa, no pudo resistir la tentación de tomarle el pelo a aquel sabio remoto, y contestó: «Es el gallo de los huevos de oro». Más tarde supimos que quien obtuvo la mejor nota fue el alumno que contestó, como se lo había enseñado el maestro, que el gallo del coronel era el símbolo de la fuerza popular reprimida. Cuando lo supe me alegré una vez más de mi buena estrella política, pues el final que yo había pensado para ese libro, y que cambié a última hora, era que el coronel le torciera el pescuezo al gallo e hiciera con él una sopa de protesta.

Desde hace años colecciono estas perlas con que los malos maestros de literatura pervierten a los niños. Conozco uno de muy buena fe para quien la abuela desalmada, gorda y voraz, que explota a la cándida Eréndira para cobrarse una deuda es el símbolo del capitalismo insaciable. Un maestro católico enseñaba que la subida al cielo de Remedios la Bella era una transposición poética de la ascensión en cuerpo y alma de la virgen María. Otro dictó una clase completa sobre Herbert, un personaje de algún cuento mío que le resuelve problemas a todo el mundo y reparte dinero a manos llenas. «Es una hermosa metáfora de Dios», dijo el maestro. Dos críticos de Barcelona me sorprendieron con el descubrimiento de que El otoño del patriarca tenía la misma estructura del tercer concierto de piano de Bela Bartok. Esto me causó una gran alegría por la admiración que le tengo a Bela Bartok, y en especial a ese concierto, pero todavía no he podido entender las analogías de aquellos dos críticos. Un profesor de literatura de la Escuela de Letras de La Habana destinaba muchas horas al análisis de Cien años de soledad y llegaba a la conclusión -halagadora y deprimente al mismo tiempo- de que no ofrecía ninguna solución. Lo cual terminó de convencerme de que la manía interpretativa termina por ser a la larga una nueva forma de ficción que a veces encalla en el disparate.

Debo ser un lector muy ingenuo, porque nunca he pensado que los novelistas quieran decir más de lo que dicen. Cuando Franz Kafka dice que Gregorio Samsa despertó una mañana convertido en un gigantesco insecto, no me parece que eso sea el símbolo de nada, y lo único que me ha intrigado siempre es qué clase de animal pudo haber sido. Creo que hubo en realidad un tiempo en que las alfombras volaban y había genios prisioneros dentro de las botellas. Creo que la burra de Ballam habló -como lo dice la Biblia- y lo único lamentable es que no se hubiera grabado su voz, y creo que Josué derribó las murallas de Jericó con el poder de sus trompetas, y lo único lamentable es que nadie hubiera transcrito su música de demolición. Creo, en fin, que el licenciado Vidriera -de Cervantes- era en realidad de vidrio, como él lo creía en su locura, y creo de veras en la jubilosa verdad de que Gargantúa se orinaba a torrentes sobre las catedrales de París. Más aún: creo que otros prodigios similares siguen ocurriendo, y que si no los vemos es en gran parte porque nos lo impide el racionalismo oscurantista que nos inculcaron los malos profesores de literatura.

Tengo un gran respeto, y sobre todo un gran cariño, por el oficio de maestro, y por eso me duele que ellos también sean víctimas de un sistema de enseñanza que los induce a decir tonterías. Uno de mis seres inolvidables es la maestra que me enseñó a leer a los cinco años. Era una muchacha bella y sabia que no pretendía saber más de lo que podía, y era además tan joven que con el tiempo ha terminado por ser menor que yo. Fue ella quien nos leía en clase los primeros poemas que me pudrieron el seso para siempre. Recuerdo con la misma gratitud al profesor de literatura del bachillerato, un hombre modesto y prudente que nos llevaba por el laberinto de los buenos libros sin interpretaciones rebuscadas. Este método nos permitía a sus alumnos una participación más personal y libre en el prodigio de la poesía. En síntesis, un curso de literatura no debería ser mucho más que una buena guía de lecturas. Cualquier otra pretensión no sirve para nada más que para asustar a los niños. Creo yo, aquí en la trastienda.

7 películas para reflexionar acerca de la sexualidad

Featured Image -- 2175

Publicación por: Fabián Bonilla 

Las propuestas cinematográficas que abordan temas sobre sectores LGBTIQ[1], vienen ganando lugar como narrativas apropiadas para comprender la complejidad que recubre la sexualidad humana. Gracias a éstas no sólo se reivindica el lugar de las personas que conformamos estos sectores; también la sensibilidad del descubrimiento que cada ser humano emprende desde su nacimiento, hacia el misterioso universo de aquello que aún es considerado tabú.

Entre todas esas propuestas encontramos aquellas que desbordan clichés y presentan a lesbianas, gais, transgénero, etc., basándose en estereotipos que han hecho titánico desprender a la lesbiana del despectivo “machorra”; al gay del perfil “vota pluma”; al transgénero de un lugar indefinido que lo convierte en un fenómeno sin distingo del travesti y, a todos ellos juntos, de los guetos de la anormalidad. A pesar de ello, existen otras propuestas cuyas narrativas trascienden clichés y profundizan en detalles alejados del morbo. Detalles que sitúan las discusiones acerca de este tema en un plano imprescindible.

CINElLGBTI OF

Edición fotográfica por: Desorbitados

Para un conjunto de personas éste no es un tema que demande relevancia. El “argumento” más común desde sus posiciones, supone hablar de éste como si se tratara de la imposición una “ideología de género”. Por fortuna tenemos aquellas propuestas que no se circunscriben exclusivamente al cine, pero desde él nos permiten abordar el tema desde un foco cotidiano y confrontar dichos argumentos a través de las vivencias de niños, niñas, jóvenes y personas adultas que han descubierto la sexualidad de variadas maneras.

Hablar de esto es tan importante como hablar de nuestra existencia en términos biológicos. Nuestra sexualidad está presente en cada uno de nuestros ciclos vitales; es la definición de nuestros caminos y la expresión de nuestros deseos más profundos. Es un lugar de descubrimientos que, al ser observado minuciosamente, nos transporta por los misterios de nuestra humanidad.

El cine es una puerta abierta a la posibilidad de hacer esta observación. Una puerta abierta a resolver inquietudes y reflexionar acera de la sexualidad. Por eso #CinemaDesorbitados quiere invitarles a cruzarla y, para ello, propone la siguiente cartelera con 7 películas que no te puedes perder:

1.‘Tomboy’

La primera película de nuestra cartelera tiene como protagonista a Michael. Se trata de un niño que nos introduce en el descubrimiento de su sexualidad, por medio de una historia rodeada de juegos y de ingenuas (no tan ingenuas) exploraciones, junto a su hermana menor, su primer amor y amigos del vecindario.

Con una sencillez fotográfica, Céline Sciamma, directora de esta película, propone un ambiente impregnado de ternura y profunda sensibilidad. ¡Vale la pena dedicarle 82 minutos de nuestro tiempo!

2.’Moonlight’

Con la premiación en la categoría a mejor película en los Óscar de 2017, tenemos en segundo lugar a ‘Moonligth’. Esta propuesta cinematográfica dirigida por Barry Jenkins, recrea con total sutileza el descubrimiento sexual de Chiron. Allí podemos apreciar un tríptico narrativo dividido en la niñez, la juventud y parte de la vida adulta de este chico, quien crece en complejas condiciones de un barrio de Florida en Estados Unidos.

Para Desorbitados es una magnífica sugerencia cinematográfica, ya que ésta conforma la lista de películas que abordan la homosexualidad sin involucrar al espectador en toda la intimidad del personaje. Es una cita apoyada en recursos fotográficos y narrativos cuyos elementos poéticos pueden verse reflejados en la presentación de varias escenas.

 Resultado de imagen para moonlight pelicula gif

 

3.‘The Danish Girl’

¿Podría ser esta película una bella metáfora del arte de conocerse a sí mismo?

Serán ustedes quienes interpreten o no aquella metáfora, si deciden encender su pantalla para abrir las puertas de la casa donde ‘La Chica Danesa’ se descubre a sí misma influenciada por el arte; por las ideas de su esposa quien un día le sugiere vestir como mujer con el fin de crear un personaje para sus pinturas.

Este es un descubrimiento profundamente conmovedor. Un descubrimiento sexual que se instala en las pantallas de cine a partir del 2015, en un ambiente danés acompañado por pinceles, lienzos y trajes.

4.‘Laurence Anyways’

Si es de su interés conocer más historias transgénero, un acercamiento interesante lo podemos hallar en Laurence Anyways. En esta película el director canadiense Xavier Dolan recrea la vida de Laurence (profesor de literatura) y su tránsito sexual.

En este tipo de películas conmueve tanto el personaje que hace su tránsito, como sus parejas para quienes también es un crudo proceso. En este caso Fred, la novia de Laurence, será testigo del proceso que vive su novio y de los avatares que lleva consigo una relación amorosa que se ve enfrentada al descubrimiento sexual y los prejuicios sociales.

5.‘Lilting’

Contadas historias acerca de la homosexualidad, se detienen en la relación que tienen las madres con las parejas de sus hijos. Ésta es una de aquellas historias ambientada en un escenario intercultural, en el cual la madre de uno de los protagonistas se verá confrontada al reconocer la identidad sexual de su hijo tras un evento inesperado que la lleva a relacionarse con el novio de éste.

Resultado de imagen para lilting gif

Se encontrarán frente a una película cálida, conmovedora y amorosa. ¿Valdrá la pena verla? ¡No cabe duda!

  1. ‘The hours’

Tres épocas, tres mujeres y el libro “Mrs. Dalloway” de la escritora Virginia Woolf, configuran la narrativa cinematográfica “The Hours”. En esta cinta vemos de qué manera una misma historia (el libro escrito por Virginia) une a estas tres mujeres quienes aguardan secretos, miedos e impulsos que deshilvanan la distancia de las épocas, y la convierten en un día; en unas horas donde transcurre el drama de la existencia y el cruce de caminos en los laberintos de la identidad.

Resultado de imagen para the hours pelicula gif

Ésta puede ser una perfecta reflexión acerca de la importancia de descubrirse. Para no vivir atragantados, engañados y agobiados por la negación de nuestras identidades sexuales.

 7.’Room in Rome’                                          

Para cerrar esta lista un encuentro erótico nos conduce a una ‘Habitación en Roma’. Allí dos mujeres se sumergen en un ambiente de placer, que seduce con la simplicidad de un encuentro que será refugio de sus secretos.

No son muchos detalles escénicos los que conforman esta película; sin embargo, la complicidad entre las protagonistas, hace de ésta un bello cuadro en movimiento.

¡Hay muchas formas para dejarse seducir, ésta puede ser una de ellas!

Resultado de imagen para room in rome gif

Aquí termina esta cartelera de #CinemaDesorbitados, ¿alguna sugerencia que les gustaría compartir? Dejen sus comentarios.

Por lo pronto deseo disfruten mucho esta cartelera y no duden en compartirla. Seguramente hay entre sus amistades, familia y otras personas, quienes estén interesados en explorar el maravilloso universo de la sexualidad.

¡Hasta un próximo encuentro cinematográfico!

Notas


[1] Lesbias, Gays, Bisexuales, Transexuales, Intersexuales, Queer.


 

Los derechos de esta publicación se encuentran protegidos bajo una licencia de Creative Commons

creative_commons

En el insomnio – Virgilo Piñera

 

El hombre se acuesta temprano. No puede conciliar el sueño. Da vueltas, como es lógico, en la cama. Se enreda entre las sábanas. Enciende un cigarrillo. Lee un poco. Vuelve a apagar la luz. Pero no puede dormir. A las tres de la madrugada se levanta. Despierta al amigo de al lado y le confía que no puede dormir. Le pide consejo. El amigo le aconseja que haga un pequeño paseo a fin de cansarse un poco. Que enseguida tome una taza de tila y que apague la luz. Hace todo esto pero no logra dormir. Se vuelve a levantar. Esta vez acude al medico. Como siempre sucede, el médico habla mucho pero el hombre no se duerme. A las seis de la mañana carga un revólver y se levanta la tapa de los sesos. El hombre esta muerto pero no ha podido quedarse dormido. El insomnio es una cosa muy persistente.