“La poesía al alcance de los niños”

Hoy, en el día internacional del libro, Desorbitados recuerda y comparte un texto del escritor colombiano Gabriel García Márquez: la poesía al alcance de los niños. Un texto en el que la palabra niño implica no solamente esa etapa de nuestros ciclos vitales, sino cada uno de esos momentos en los cuales, como jóvenes y adultos, nos acercamos y acercamos a otros a la lectura.

Es un texto muy especial, cuya invitación trasciende las recetas y las normas con las cuales algunos presumen erudición interpretativa, en detrimento de la humildad y las variadas formas del aprendizaje relacionado con la literatura.

¡Disfrútenlo!…

4big

Fotografía por: Hernán Díaz (fotógrafo colombiano)

Por: Gabriel García Márquez 

27 de enero de 1981

Un maestro de literatura le advirtió el año pasado a la hija menor de un gran amigo mío que su examen final versaría sobre Cien años de soledad. La chica se asustó, con toda la razón, no sólo porque no había leído el libro, sino porque estaba pendiente de otras materias más graves. Por fortuna, su padre tiene una formación literaria muy seria y un instinto poético como pocos, y la sometió a una preparación tan intensa que, sin duda, llegó al examen mejor armada que su maestro. Sin embargo, éste le hizo una pregunta imprevista: ¿qué significa la letra al revés en el título de Cien años de soledad? Se refería a la edición de Buenos Aires, cuya portada fue hecha por el pintor Vicente Rojo con una letra invertida, porque así se lo indicó su absoluta y soberana inspiración. La chica, por supuesto, no supo qué contestar. Vicente Rojo me dijo cuando se lo conté que tampoco él lo hubiera sabido.

Ese mismo año, mi hijo Gonzalo tuvo que contestar un cuestionario de literatura elaborado en Londres para un examen de admisión. Una de las preguntas pretendía establecer cuál era el símbolo del gallo en El coronel no tiene quien le escriba. Gonzalo, que conoce muy bien el estilo de su casa, no pudo resistir la tentación de tomarle el pelo a aquel sabio remoto, y contestó: «Es el gallo de los huevos de oro». Más tarde supimos que quien obtuvo la mejor nota fue el alumno que contestó, como se lo había enseñado el maestro, que el gallo del coronel era el símbolo de la fuerza popular reprimida. Cuando lo supe me alegré una vez más de mi buena estrella política, pues el final que yo había pensado para ese libro, y que cambié a última hora, era que el coronel le torciera el pescuezo al gallo e hiciera con él una sopa de protesta.

Desde hace años colecciono estas perlas con que los malos maestros de literatura pervierten a los niños. Conozco uno de muy buena fe para quien la abuela desalmada, gorda y voraz, que explota a la cándida Eréndira para cobrarse una deuda es el símbolo del capitalismo insaciable. Un maestro católico enseñaba que la subida al cielo de Remedios la Bella era una transposición poética de la ascensión en cuerpo y alma de la virgen María. Otro dictó una clase completa sobre Herbert, un personaje de algún cuento mío que le resuelve problemas a todo el mundo y reparte dinero a manos llenas. «Es una hermosa metáfora de Dios», dijo el maestro. Dos críticos de Barcelona me sorprendieron con el descubrimiento de que El otoño del patriarca tenía la misma estructura del tercer concierto de piano de Bela Bartok. Esto me causó una gran alegría por la admiración que le tengo a Bela Bartok, y en especial a ese concierto, pero todavía no he podido entender las analogías de aquellos dos críticos. Un profesor de literatura de la Escuela de Letras de La Habana destinaba muchas horas al análisis de Cien años de soledad y llegaba a la conclusión -halagadora y deprimente al mismo tiempo- de que no ofrecía ninguna solución. Lo cual terminó de convencerme de que la manía interpretativa termina por ser a la larga una nueva forma de ficción que a veces encalla en el disparate.

Debo ser un lector muy ingenuo, porque nunca he pensado que los novelistas quieran decir más de lo que dicen. Cuando Franz Kafka dice que Gregorio Samsa despertó una mañana convertido en un gigantesco insecto, no me parece que eso sea el símbolo de nada, y lo único que me ha intrigado siempre es qué clase de animal pudo haber sido. Creo que hubo en realidad un tiempo en que las alfombras volaban y había genios prisioneros dentro de las botellas. Creo que la burra de Ballam habló -como lo dice la Biblia- y lo único lamentable es que no se hubiera grabado su voz, y creo que Josué derribó las murallas de Jericó con el poder de sus trompetas, y lo único lamentable es que nadie hubiera transcrito su música de demolición. Creo, en fin, que el licenciado Vidriera -de Cervantes- era en realidad de vidrio, como él lo creía en su locura, y creo de veras en la jubilosa verdad de que Gargantúa se orinaba a torrentes sobre las catedrales de París. Más aún: creo que otros prodigios similares siguen ocurriendo, y que si no los vemos es en gran parte porque nos lo impide el racionalismo oscurantista que nos inculcaron los malos profesores de literatura.

Tengo un gran respeto, y sobre todo un gran cariño, por el oficio de maestro, y por eso me duele que ellos también sean víctimas de un sistema de enseñanza que los induce a decir tonterías. Uno de mis seres inolvidables es la maestra que me enseñó a leer a los cinco años. Era una muchacha bella y sabia que no pretendía saber más de lo que podía, y era además tan joven que con el tiempo ha terminado por ser menor que yo. Fue ella quien nos leía en clase los primeros poemas que me pudrieron el seso para siempre. Recuerdo con la misma gratitud al profesor de literatura del bachillerato, un hombre modesto y prudente que nos llevaba por el laberinto de los buenos libros sin interpretaciones rebuscadas. Este método nos permitía a sus alumnos una participación más personal y libre en el prodigio de la poesía. En síntesis, un curso de literatura no debería ser mucho más que una buena guía de lecturas. Cualquier otra pretensión no sirve para nada más que para asustar a los niños. Creo yo, aquí en la trastienda.

7 películas para reflexionar acerca de la sexualidad

Featured Image -- 2175

Publicación por: Fabián Bonilla 

Las propuestas cinematográficas que abordan temas sobre sectores LGBTIQ[1], vienen ganando lugar como narrativas apropiadas para comprender la complejidad que recubre la sexualidad humana. Gracias a éstas no sólo se reivindica el lugar de las personas que conformamos estos sectores; también la sensibilidad del descubrimiento que cada ser humano emprende desde su nacimiento, hacia el misterioso universo de aquello que aún es considerado tabú.

Entre todas esas propuestas encontramos aquellas que desbordan clichés y presentan a lesbianas, gais, transgénero, etc., basándose en estereotipos que han hecho titánico desprender a la lesbiana del despectivo “machorra”; al gay del perfil “vota pluma”; al transgénero de un lugar indefinido que lo convierte en un fenómeno sin distingo del travesti y, a todos ellos juntos, de los guetos de la anormalidad. A pesar de ello, existen otras propuestas cuyas narrativas trascienden clichés y profundizan en detalles alejados del morbo. Detalles que sitúan las discusiones acerca de este tema en un plano imprescindible.

CINElLGBTI OF

Edición fotográfica por: Desorbitados

Para un conjunto de personas éste no es un tema que demande relevancia. El “argumento” más común desde sus posiciones, supone hablar de éste como si se tratara de la imposición una “ideología de género”. Por fortuna tenemos aquellas propuestas que no se circunscriben exclusivamente al cine, pero desde él nos permiten abordar el tema desde un foco cotidiano y confrontar dichos argumentos a través de las vivencias de niños, niñas, jóvenes y personas adultas que han descubierto la sexualidad de variadas maneras.

Hablar de esto es tan importante como hablar de nuestra existencia en términos biológicos. Nuestra sexualidad está presente en cada uno de nuestros ciclos vitales; es la definición de nuestros caminos y la expresión de nuestros deseos más profundos. Es un lugar de descubrimientos que, al ser observado minuciosamente, nos transporta por los misterios de nuestra humanidad.

El cine es una puerta abierta a la posibilidad de hacer esta observación. Una puerta abierta a resolver inquietudes y reflexionar acera de la sexualidad. Por eso #CinemaDesorbitados quiere invitarles a cruzarla y, para ello, propone la siguiente cartelera con 7 películas que no te puedes perder:

1.‘Tomboy’

La primera película de nuestra cartelera tiene como protagonista a Michael. Se trata de un niño que nos introduce en el descubrimiento de su sexualidad, por medio de una historia rodeada de juegos y de ingenuas (no tan ingenuas) exploraciones, junto a su hermana menor, su primer amor y amigos del vecindario.

Con una sencillez fotográfica, Céline Sciamma, directora de esta película, propone un ambiente impregnado de ternura y profunda sensibilidad. ¡Vale la pena dedicarle 82 minutos de nuestro tiempo!

2.’Moonlight’

Con la premiación en la categoría a mejor película en los Óscar de 2017, tenemos en segundo lugar a ‘Moonligth’. Esta propuesta cinematográfica dirigida por Barry Jenkins, recrea con total sutileza el descubrimiento sexual de Chiron. Allí podemos apreciar un tríptico narrativo dividido en la niñez, la juventud y parte de la vida adulta de este chico, quien crece en complejas condiciones de un barrio de Florida en Estados Unidos.

Para Desorbitados es una magnífica sugerencia cinematográfica, ya que ésta conforma la lista de películas que abordan la homosexualidad sin involucrar al espectador en toda la intimidad del personaje. Es una cita apoyada en recursos fotográficos y narrativos cuyos elementos poéticos pueden verse reflejados en la presentación de varias escenas.

 Resultado de imagen para moonlight pelicula gif

 

3.‘The Danish Girl’

¿Podría ser esta película una bella metáfora del arte de conocerse a sí mismo?

Serán ustedes quienes interpreten o no aquella metáfora, si deciden encender su pantalla para abrir las puertas de la casa donde ‘La Chica Danesa’ se descubre a sí misma influenciada por el arte; por las ideas de su esposa quien un día le sugiere vestir como mujer con el fin de crear un personaje para sus pinturas.

Este es un descubrimiento profundamente conmovedor. Un descubrimiento sexual que se instala en las pantallas de cine a partir del 2015, en un ambiente danés acompañado por pinceles, lienzos y trajes.

4.‘Laurence Anyways’

Si es de su interés conocer más historias transgénero, un acercamiento interesante lo podemos hallar en Laurence Anyways. En esta película el director canadiense Xavier Dolan recrea la vida de Laurence (profesor de literatura) y su tránsito sexual.

En este tipo de películas conmueve tanto el personaje que hace su tránsito, como sus parejas para quienes también es un crudo proceso. En este caso Fred, la novia de Laurence, será testigo del proceso que vive su novio y de los avatares que lleva consigo una relación amorosa que se ve enfrentada al descubrimiento sexual y los prejuicios sociales.

5.‘Lilting’

Contadas historias acerca de la homosexualidad, se detienen en la relación que tienen las madres con las parejas de sus hijos. Ésta es una de aquellas historias ambientada en un escenario intercultural, en el cual la madre de uno de los protagonistas se verá confrontada al reconocer la identidad sexual de su hijo tras un evento inesperado que la lleva a relacionarse con el novio de éste.

Resultado de imagen para lilting gif

Se encontrarán frente a una película cálida, conmovedora y amorosa. ¿Valdrá la pena verla? ¡No cabe duda!

  1. ‘The hours’

Tres épocas, tres mujeres y el libro “Mrs. Dalloway” de la escritora Virginia Woolf, configuran la narrativa cinematográfica “The Hours”. En esta cinta vemos de qué manera una misma historia (el libro escrito por Virginia) une a estas tres mujeres quienes aguardan secretos, miedos e impulsos que deshilvanan la distancia de las épocas, y la convierten en un día; en unas horas donde transcurre el drama de la existencia y el cruce de caminos en los laberintos de la identidad.

Resultado de imagen para the hours pelicula gif

Ésta puede ser una perfecta reflexión acerca de la importancia de descubrirse. Para no vivir atragantados, engañados y agobiados por la negación de nuestras identidades sexuales.

 7.’Room in Rome’                                          

Para cerrar esta lista un encuentro erótico nos conduce a una ‘Habitación en Roma’. Allí dos mujeres se sumergen en un ambiente de placer, que seduce con la simplicidad de un encuentro que será refugio de sus secretos.

No son muchos detalles escénicos los que conforman esta película; sin embargo, la complicidad entre las protagonistas, hace de ésta un bello cuadro en movimiento.

¡Hay muchas formas para dejarse seducir, ésta puede ser una de ellas!

Resultado de imagen para room in rome gif

Aquí termina esta cartelera de #CinemaDesorbitados, ¿alguna sugerencia que les gustaría compartir? Dejen sus comentarios.

Por lo pronto deseo disfruten mucho esta cartelera y no duden en compartirla. Seguramente hay entre sus amistades, familia y otras personas, quienes estén interesados en explorar el maravilloso universo de la sexualidad.

¡Hasta un próximo encuentro cinematográfico!

Notas


[1] Lesbias, Gays, Bisexuales, Transexuales, Intersexuales, Queer.


 

Los derechos de esta publicación se encuentran protegidos bajo una licencia de Creative Commons

creative_commons

Breve reflexión

Maestras o maestros auténticos no pasan por encima de sus estudiantes; maestras o maestros auténticos reconocen que el aprendizaje nunca es vertical. Pues esa verticalidad no es auténtica sino autoritaria y a la misma subyacen los miedos de quienes asumiendo un rol no auténtico de maestros, se escudan en una falsa sabiduría que los niega y contradice a sí mismos.

Apología a la defensa de la verdad.


Publicación por: César Fabián Bonilla


13495172_112422024709288_n

Hace algunos días encontré, por fortuna, un texto filosófico que bien puede relacionarse con momento que se vive en Colombia tras los resultados del plebiscito para refrendar el acuerdo de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP). Dicho texto y el momento que refiero no coinciden en épocas, pues aquel data del año 393 a.C. y las votaciones al plebiscito cumplen apenas 18 días.

Desafortunadamente esa divergencia en épocas refleja, con profunda tristeza, el hecho de que en todos los momentos de la historia, por muy lejanos o cercanos, asistimos viciosamente a circos construidos por personas empeñadas en engatusar. El texto al que hago referencia se titula “Apología de Sócrates” y fue escrito por el filosofo griego Platón, para presentar la defensa de su maestro Sócrates quien fue injustamente acusado ante el Estado ateniense supuestamente por “corromper a los jóvenes” y “no creer en los dioses del Estado”.

Sócrates figura como filósofo griego cuya vocación de maestro propendía por la defensa de la verdad: aquella que corresponde con nuestra vitalidad; ésa que supone la búsqueda que cada ser humano puede emprender de sí, si para éste existen condiciones apropiadas para llevarla a cabo. Para la época Sócrates impartía una enseñanza que discrepaba con la enseñanza privada de los sofistas. Él no cobraba por impartirla y sus propósitos se veían encaminados a un ejercicio de diálogo con sus discípulos (según sus acusadores su forma de corromper a los jóvenes y conducirlos a caminos extraños). De ahí que uno de los motivos por los que se le acusaba tenía relación con su método de enseñanza y con las ideas que, a través de éste, circulaban públicamente siempre en defensa de la verdad ¿Por qué se le acusaba si defendía la verdad?

Ahora bien, la relación que encuentro entre este texto y el momento que vive Colombia tiene que ver precisamente con la verdad. A estas alturas de los resultados del plebiscito, la verdad en Colombia se ha visto sitiada por la infamia de la ultraderecha y algunos sectores religiosos que, sin vergüenza, creen poseer toda razón y propenden por pisotear con mentiras la memoria y las reivindicaciones de las víctimas del conflicto armado. Toda vez que enmarañan el cauce del acuerdo de paz recurriendo a una campaña fraudulenta que hoy pone en vilo no solamente el acuerdo, sino los avances logrados en materia de derechos por parte de las mujeres y  sectores LGBTI.

Se preguntarán ustedes ¿esto qué relación tiene con Sócrates? La relación, como ya lo mencioné, tiene que ver con la verdad (entendida acá como una búsqueda que se emprende sin imposiciones y libertad, a propósito de conocerse a sí mismo y encontrar las condiciones dignas para vivir). Pero no sólo con la verdad, sino con el papel de los acusadores que, para el caso colombiano, es protagonizado por algunos sectores religiosos y políticos conservadores (tal cual como en la apología de Sócrates) quienes, alegando falsas ideas de paz, imponen una guerra contra mujeres, sectores LGBTI y otros actores acusados de corromper la sociedad.Un ejemplo de esa guerra son las palabras del pastor Alejandro Ortiz, quien en una nota publicada en Las2Orillas asevera:

Los verdaderos cristianos, los no caídos en la apostasía, sabemos que no es posible dar, conceder o permitir derechos, por más máscara de civiles que tengan, si contradicen la Biblia. Todos los intentos por subvertir el orden natural instaurados en la Creación serán repelidos en cada uno de los púlpitos domingo a domingo, como lo hemos hecho hasta ahora (…)

A todos los ateos, gays, lesbianas, ambientalistas extremos, feministas, evolucionistas, Cristo les invita a que asistan este domingo a la iglesia cristiana más cercana para empezar una nueva vida en Cristo. Porque llegará el día en el que Dios pondrá a su diestra a los salvados y a la izquierda – si a la izquierda – a los malditos” 

Se preguntó Sócrates en su Apología: “¿No es una ignorancia vergonzante creer conocer una cosa que no se conoce?” (p.63) Esa misma ignorancia es la que aqueja a muchos políticos conservadores y religiosos dogmáticos (entre ellos el pastor Ortiz) cuyas formas de profesar no pueden traducirse con mejor palabra que enfermedad: la amnesia que no saben que padecen y que tiene como síntoma el desconocimiento de la historia y del acuerdo de paz; la ceguera que produce su homofobia; la impotencia de no reconocer su sexualidad y con ello reprimirla para difamar a los demás; la ignorancia vergonzante de creer que conocen la vida de un gay, una lesbiana, etc., y la ignorancia, mucho más vergonzante, de creer conocer la vida de un Cristo al que niegan como ser sexual.

Con estas palabras me niego a aceptar una invitación a alguna de esas iglesias. Precisamente por eso dejé de asistir a una (católica), pues en ella no encontré a ningún maestro que como Sócrates invitará a defender la verdad. En la iglesia sólo he encontrado mentiras, miedo, culpa y, sobre todo, corrupción. Ahora no voy a encontrar algo diferente, aclarando mi ánimo de no generalizar, pues mi posición política reconoce el trabajo de otros sectores religiosos que, entre otras opciones, reivindican el legado de la Teología de la Liberación.

Muchas cosas están por decirse frente a este momento que vive Colombia. Una de ellas, que es necesario denunciar, es que nos acusan a quienes nos identificamos con los sectores LGBTI de corromper a la sociedad. Pero, como expresó Sócrates en su apología: “puedo asegurarlo, no han dicho una sola palabra que sea verdad” (p.50). Lo único que han dicho son mentiras y sobre esas mentiras aparentan defender la paz y profesan la palabra de un Dios que quizá ni ellos mismos conocen. 

Por eso mi camino propende hacia una apología a la defensa de la verdad.

Referencia: 

Platón – Alopología de Sócrates.

PDF: http://www.filosofia.org/cla/pla/img/azf01043.pdf

#NiUnaMenos

El luto no es sólo de Argentina. También es un luto latinoamericano; un luto mundial. Un luto que necesita trascender fronteras para hacer real la consigna #NiUnaMenos. Porque no es sólo se trata de Lucía Pérez, sino de Rosa Elvira (caso colombiano) y de muchas mujeres quienes se ven y se han visto amenazadas por una violencia degradada que no las involucra únicamente a ellas.

“Soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y corazón guerrero”.

-Alejandra Pizarnik-

Lecturas desorbitadas: “Apología de Sócrates”


Publicación por: César Fabián Bonilla


13495172_1124220877640055_6593594973924709288_n

“La muerte de Sócrates” – Oleo por: Jacques-Louis David.

Cada época trae consigo la presencia de personajes cuyas búsquedas responden o no a las ideas, reglas y creencias instituidas en una sociedad. Entre los personajes que no responden pasivamente a ese conjunto de elementos encontramos una lista amplia. De aquella lista quiero mencionar a Sócrates a propósito del texto “apología de Sócrates”, presentado por su discípulo Platón.

La información contenida en este texto narra el acontecimiento que figura en la biografía de Sócrates como un pasaje que, a la luz de nuestros días, no escapa a la herencia infame de quienes ostentando “sabiduría” instituyen sus ideas en detrimento de la verdad encaminada a la búsqueda propia de cada ser humano. Se trata de la comparecencia que llevó a la muerte a Sócrates, por acusaciones en su contra que lo sitúan en oposición al Estado ateniense supuestamente por: “corromper a los jóvenes” y “no creer en los dioses del Estado”.

Lo que allí se desarrolla en forma de monólogo, introduce a los lectores en una disertación filosófica que decido traer como apertura a la sección de Lecturas Desorbitadas, por cuanto sus aportes son precisos para cuestionar el rol que, a pesar de tantos siglos, siguen asumiendo figuras políticas, religiosas, académicas, entre otras,  perfectamente reflejadas en la competencia salvaje característica de nuestras sociedades. Competencia de la cual es tan difícil desprenderse teniendo en cuenta el arraigo y la no renuncia al hecho de creer que el conocimiento proviene -por exclusividad- de mentes privilegiadas y no de la búsqueda que cada ser humano puede emprender si para éste es posible conocerse.

Mi invitación a la lectura de este texto, junto al programa “Mentira La verdad” que dedica un capítulo a éste,  se presenta como parte de mi ignorancia. Es decir, me he encontrado con el mismo sin ser un estudioso asiduo de filosofía y lo comparto como parte de mi búsqueda sin avergonzarme por el hecho no conocerlo y, por el contrario, regocijarme en la acción de compartirlo por considerar significativos los aportes de la filosofía socrática, a la cual hago apología por  encontrar en ella relaciones entre la ética, la espiritualidad y  la defensa de la verdad como herramientas para enriquecer nuestras relaciones en y con el mundo.

He aquí, entonces, material escrito y audiovisual en pro de reflexionar y poner en acción nuestra posibilidad de hacer de la filosofía una actividad consciente. A través de la cual podamos transitar en el laberinto del conocimiento que, más allá de sus construcciones filosóficas fundadas modernamente en la razón, se presenta como lugar de encuentros en donde esa razón es sólo una parte que conforma la integralidad de cada ser humano.

Un par de fragmentos:

“(…) temer la muerte, atenienses, no es otra cosa que creerse sabio sin serlo, y creer conocer lo que no se sabe. En efecto, nadie conoce la muerte, ni sabe si es el mayor de los bienes para el hombre. Sin embargo, se la teme, como si se supiese con certeza que es el mayor de todos los males ¡Ah! ¿No es una ignorancia vergonzante creer conocer una cosa que no se conoce?”

(Apología de Sócrates, p 62-63)

“(…) Antes que el cuidado del cuerpo y de las riquezas, antes que cualquier otro cuidado, es el del alma y de su perfeccionamiento; porque no me canso de deciros que la virtud no viene de las riquezas, sino por el contrario, que las riquezas vienen de la virtud, y que es de aquí de donde  nacen todos los demás bienes públicos y particulares” (p 69)

TEXTO EN VERSIÓN PDF.

PROGRAMA DE FILOSOFÍA “MENTIRA LA VERDAD”


Los derechos de esta publicación están protegidos por una licencia Creative Commons: