7 películas para reflexionar acerca de la sexualidad

Featured Image -- 2175

Publicación por: Fabián Bonilla 

Las propuestas cinematográficas que abordan temas sobre sectores LGBTIQ[1], vienen ganando lugar como narrativas apropiadas para comprender la complejidad que recubre la sexualidad humana. Gracias a éstas no sólo se reivindica el lugar de las personas que conformamos estos sectores; también la sensibilidad del descubrimiento que cada ser humano emprende desde su nacimiento, hacia el misterioso universo de aquello que aún es considerado tabú.

Entre todas esas propuestas encontramos aquellas que desbordan clichés y presentan a lesbianas, gais, transgénero, etc., basándose en estereotipos que han hecho titánico desprender a la lesbiana del despectivo “machorra”; al gay del perfil “vota pluma”; al transgénero de un lugar indefinido que lo convierte en un fenómeno sin distingo del travesti y, a todos ellos juntos, de los guetos de la anormalidad. A pesar de ello, existen otras propuestas cuyas narrativas trascienden clichés y profundizan en detalles alejados del morbo. Detalles que sitúan las discusiones acerca de este tema en un plano imprescindible.

CINElLGBTI OF

Edición fotográfica por: Desorbitados

Para un conjunto de personas éste no es un tema que demande relevancia. El “argumento” más común desde sus posiciones, supone hablar de éste como si se tratara de la imposición una “ideología de género”. Por fortuna tenemos aquellas propuestas que no se circunscriben exclusivamente al cine, pero desde él nos permiten abordar el tema desde un foco cotidiano y confrontar dichos argumentos a través de las vivencias de niños, niñas, jóvenes y personas adultas que han descubierto la sexualidad de variadas maneras.

Hablar de esto es tan importante como hablar de nuestra existencia en términos biológicos. Nuestra sexualidad está presente en cada uno de nuestros ciclos vitales; es la definición de nuestros caminos y la expresión de nuestros deseos más profundos. Es un lugar de descubrimientos que, al ser observado minuciosamente, nos transporta por los misterios de nuestra humanidad.

El cine es una puerta abierta a la posibilidad de hacer esta observación. Una puerta abierta a resolver inquietudes y reflexionar acera de la sexualidad. Por eso #CinemaDesorbitados quiere invitarles a cruzarla y, para ello, propone la siguiente cartelera con 7 películas que no te puedes perder:

1.‘Tomboy’

La primera película de nuestra cartelera tiene como protagonista a Michael. Se trata de un niño que nos introduce en el descubrimiento de su sexualidad, por medio de una historia rodeada de juegos y de ingenuas (no tan ingenuas) exploraciones, junto a su hermana menor, su primer amor y amigos del vecindario.

Con una sencillez fotográfica, Céline Sciamma, directora de esta película, propone un ambiente impregnado de ternura y profunda sensibilidad. ¡Vale la pena dedicarle 82 minutos de nuestro tiempo!

2.’Moonlight’

Con la premiación en la categoría a mejor película en los Óscar de 2017, tenemos en segundo lugar a ‘Moonligth’. Esta propuesta cinematográfica dirigida por Barry Jenkins, recrea con total sutileza el descubrimiento sexual de Chiron. Allí podemos apreciar un tríptico narrativo dividido en la niñez, la juventud y parte de la vida adulta de este chico, quien crece en complejas condiciones de un barrio de Florida en Estados Unidos.

Para Desorbitados es una magnífica sugerencia cinematográfica, ya que ésta conforma la lista de películas que abordan la homosexualidad sin involucrar al espectador en toda la intimidad del personaje. Es una cita apoyada en recursos fotográficos y narrativos cuyos elementos poéticos pueden verse reflejados en la presentación de varias escenas.

 Resultado de imagen para moonlight pelicula gif

 

3.‘The Danish Girl’

¿Podría ser esta película una bella metáfora del arte de conocerse a sí mismo?

Serán ustedes quienes interpreten o no aquella metáfora, si deciden encender su pantalla para abrir las puertas de la casa donde ‘La Chica Danesa’ se descubre a sí misma influenciada por el arte; por las ideas de su esposa quien un día le sugiere vestir como mujer con el fin de crear un personaje para sus pinturas.

Este es un descubrimiento profundamente conmovedor. Un descubrimiento sexual que se instala en las pantallas de cine a partir del 2015, en un ambiente danés acompañado por pinceles, lienzos y trajes.

4.‘Laurence Anyways’

Si es de su interés conocer más historias transgénero, un acercamiento interesante lo podemos hallar en Laurence Anyways. En esta película el director canadiense Xavier Dolan recrea la vida de Laurence (profesor de literatura) y su tránsito sexual.

En este tipo de películas conmueve tanto el personaje que hace su tránsito, como sus parejas para quienes también es un crudo proceso. En este caso Fred, la novia de Laurence, será testigo del proceso que vive su novio y de los avatares que lleva consigo una relación amorosa que se ve enfrentada al descubrimiento sexual y los prejuicios sociales.

5.‘Lilting’

Contadas historias acerca de la homosexualidad, se detienen en la relación que tienen las madres con las parejas de sus hijos. Ésta es una de aquellas historias ambientada en un escenario intercultural, en el cual la madre de uno de los protagonistas se verá confrontada al reconocer la identidad sexual de su hijo tras un evento inesperado que la lleva a relacionarse con el novio de éste.

Resultado de imagen para lilting gif

Se encontrarán frente a una película cálida, conmovedora y amorosa. ¿Valdrá la pena verla? ¡No cabe duda!

  1. ‘The hours’

Tres épocas, tres mujeres y el libro “Mrs. Dalloway” de la escritora Virginia Woolf, configuran la narrativa cinematográfica “The Hours”. En esta cinta vemos de qué manera una misma historia (el libro escrito por Virginia) une a estas tres mujeres quienes aguardan secretos, miedos e impulsos que deshilvanan la distancia de las épocas, y la convierten en un día; en unas horas donde transcurre el drama de la existencia y el cruce de caminos en los laberintos de la identidad.

Resultado de imagen para the hours pelicula gif

Ésta puede ser una perfecta reflexión acerca de la importancia de descubrirse. Para no vivir atragantados, engañados y agobiados por la negación de nuestras identidades sexuales.

 7.’Room in Rome’                                          

Para cerrar esta lista un encuentro erótico nos conduce a una ‘Habitación en Roma’. Allí dos mujeres se sumergen en un ambiente de placer, que seduce con la simplicidad de un encuentro que será refugio de sus secretos.

No son muchos detalles escénicos los que conforman esta película; sin embargo, la complicidad entre las protagonistas, hace de ésta un bello cuadro en movimiento.

¡Hay muchas formas para dejarse seducir, ésta puede ser una de ellas!

Resultado de imagen para room in rome gif

Aquí termina esta cartelera de #CinemaDesorbitados, ¿alguna sugerencia que les gustaría compartir? Dejen sus comentarios.

Por lo pronto deseo disfruten mucho esta cartelera y no duden en compartirla. Seguramente hay entre sus amistades, familia y otras personas, quienes estén interesados en explorar el maravilloso universo de la sexualidad.

¡Hasta un próximo encuentro cinematográfico!

Notas


[1] Lesbias, Gays, Bisexuales, Transexuales, Intersexuales, Queer.


 

Los derechos de esta publicación se encuentran protegidos bajo una licencia de Creative Commons

creative_commons

VIH: ¿un virus de mentiras en Occidente?

“¿Buena salud? ¿Mala salud? Todo depende del punto de vista. Desde el punto de vista de la gran industria farmacéutica la mala salud es muy saludable”

Eduardo Galeano


Publicación por: Fabián Bonilla Patiño


Existen bastantes registros acerca de las medidas preventivas y los tratamientos contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Sólo basta remitirse a portales de organismos como la Organización Mundial de la Salud, la ONUSIDA, los ministerios de salud de nuestros países; así como a un sinfín de páginas web para encontrar información oficial al respecto.

La documentación reunida a través de estos portales y páginas destaca por informes, documentos sobre conferencias, foros, campañas y otros eventos difundidos a propósito de contrarrestar la propagación del virus y la enfermedad. No obstante, también existe información disidente desde la cual se plantean severas cuestiones al considerar, entre otros aspectos, que: “(…) no hay evidencias científicas de que el VIH sea la causa del SIDA” (G. Roberto, 2007).

Planteamientos como los de la información disidente suponen interrogar si la información que se difunde oficialmente es verídica, o si se trata -en correspondencia con la sentencia de Eduardo Galeano- de una verdad a medias muy saludable tanto para la industria farmacéutica, como para la corrupción científica y los intereses geopolíticos de países como Estados Unidos. Supone, por lo tanto, hacer eco de material audiovisual e investigativo para profundizar en cuestiones al VIH y al SIDA que, aún en albores del siglo XXI, no han sido resueltas y no han logrado hacer frente a la cuantiosa cuota de la epidemia letal.

¿Qué sabemos acerca del VIH/SIDA?            

Para comenzar, es importante que usted (ya que se encuentra leyendo este artículo) se haga esta pregunta. Seguramente se va encontrar con escasa o nula claridad sobre la diferencia entre VIH y SIDA o, por el contrario, va recordar información relacionada con estas definiciones:

VIH es la sigla correspondiente a “virus de la inmunodeficiencia humana”. Es un retrovirus que afecta las células del sistema inmunitario (principalmente las células T CD4 positivas y los macrófagos, componentes clave del sistema inmunitario celular) y destruye o daña su funcionamiento. La infección por este virus provoca un deterioro progresivo del sistema inmunitario, lo que deriva en “inmunodeficiencia”.

(…) Sida es un término que corresponde a “síndrome de inmunodeficiencia adquirida” y constituye una definición de vigilancia basada en indicios, síntomas, infecciones y cánceres asociados con la deficiencia del sistema inmunitario que resulta de la infección por VIH.  (ONUSIDA, 2008)

Como toda información, estas definiciones que acaban de leer tienen historia, y como toda historia, tienen diferentes versiones y una de ellas corresponde a reconocidos programas como la ONUSIDA, autoridades como la Organización Mundial de la Salud, entre otras. Esta versión hace parte de la teoría oficial que considera la fórmula VIH = SIDA y sus antecedentes remiten a abril de 1984 cuando, la entonces Secretaria  de Salud y Servicios Humanos de EEUU, Margaret Heckler, declara por medio de una rueda de prensa el descubrimiento (atribuido al doctor Robert Gallo en Washington) de la probable causa del SIDA: el VIH.

Desde luego los antecedentes no corresponden únicamente a aquella época y lugar, pues “(…) en 1983 el doctor Luc Montagnier [en París] y su equipo de investigadores identificaron lo que pensaron podría ser la causa del SIDA” (Leung B, 2009). Esto nos sitúa frente a un panorama no exclusivo de Estados Unidos como el epicentro del aparente descubrimiento, actualmente cuestionado desde diferentes posiciones (periodísticas, cinematográficas, científicas, etc.) que revelan otra perspectiva del enmarañado mapa construido en torno a la enfermedad y la veracidad de las afirmaciones científicas que, apoyadas por los medios de comunicación del país norteamericano, marcaron los fines del siglo XX con uno entre los virus quizá más polémicos de la humanidad.

Cuestiones desde la escena cinematográfica y documental.

Dallas buyers club

Ryon (Interpretado por Jared Leto) y Ron Woodroof (Interpretado por Matthew McConaughey)

En el año 2013 fue lanzada la película “Dallas Buyers Club”, conocida en Hispanoamérica como “El club de los desahuciados”. En ésta se narra la historia de Ron Woodroof[1], quien luego de ser diagnosticado con VIH da un vuelco a su vida y decide indagar acerca del virus sin conformarse con el diagnóstico médico que le advertía sólo 30 días de vida.

Las indagaciones de este hombre fueron oportunas. Gracias a éstas halló alternativas a la medicación oficial (AZT) y dio con el paradero de Vass (médico residente en México) quien le suministró drogas no aprobadas en Estados Unidos para el tratamiento del virus. Estos suministros mejoraron su salud y con ello optó por traficar con los medicamentos no aprobados, para ofrecerlos a pacientes diagnosticados con VIH en su país.

Para él esto supuso aproximarse y comprender mucho mejor las historias de gays, lesbianas y trans. Pero, sobre todo, enfrentarse a la corrupción farmacéutica lucrada por medio de fármacos como el AZT.

La película es apenas un esbozo de los cuestionamientos que un buen número de investigadores ha llevado a cabo, con motivo de sugerir al público una lectura crítica en torno a la teoría oficial del SIDA. Por eso otra de mis sugerencias es el trabajo documental de Brent Leung. Este productor lanzó en el año 2009 el documental: “House of a Numbers, anatomy of an epidemic” (La casa de los números, anatomía de una epidemia) en el cual se relata su viaje por diferentes países para entrevistar a científicos, periodistas, personas diagnosticadas con el VIH, entre otras relacionadas con el tema.

Los cuestionamientos discutidos allí son ubicados en el contexto de emergencia del virus (relacionado directamente en sus inicios con sectores gay); sus propagación e incidencia en el continente africano; la disputa científica y las conjeturas que desencadenan la posición disidente; así como los intereses económicos, geopolíticos y estratégicos entre los cuales titula Estados Unidos.

Otro documental imprescindible, por la diversidad de entrevistas que ofrece desde miradas disciplinarias y testimoniales, es “La ciencia del pánico” (2011). El argumento de éste permite acercarse a interrogantes que seguramente usted se han formulado, se han formulado personas diagnosticadas o nos hemos formulado quienes en algún momento hemos sentido acorralada nuestra salud por el miedo que supone enfrentarse a la enfermedad. Para el grupo de producción de este trabajo:

Es muy posible, tal y como revelan los hechos en este documental, que en el tema del SIDA exista un fraude colosal: el silencio, la censura a la que están obligados los científicos disidentes, también los galardonados con el Premio Nobel; la falta de pruebas fiables sobre la relación VHI-SIDA; los tests de resultados equívocos; los orígenes del AZT y sus terribles efectos secundarios; los extraños casos de tantos supervivientes de largo plazo que no toman medicación de parejas serodiscordantes que no se han contagiado, de recién-nacidos que negativizan el virus o bien nacen sin él. (Isabel Otaduy y Patrizia Monzan, 2011).

Cuestiones desde el escenario disidente.

Como verán, la escena cinematográfica y documental no es la única para acercarse a los cuestionamientos mencionados hasta ahora. Específicamente en el escenario disidente trabaja el Grupo de Replanteamiento de la Hipótesis VIH=SIDA “(…) conformado por más de 3.000 médicos, científicos y otros investigadores de más de 75 países incluyendo a profesores eméritos de muchas universidades y varios galardonados con el Premio Nobel” (Giraldo R, 2007).

A este grupo pertenece el médico colombiano Roberto Giraldo. Para él es fundamental replantear este síndrome teniendo en cuenta, según sus afirmaciones, que:

Un retrovirus denominado VIH ha sido asociado a muchas personas con Sida y a riesgo de desarrollarlo. Debido a esta asociación, dicho virus fue postulado como causa del Sida, lo cual ha sido oficialmente aceptado desde entonces. Se propuso que el VIH destruía el sistema inmunológico matando los linfocitos T. También se propuso que una vez positivo, para anticuerpos contra el VIH, el individuo desarrollaría el Sida en el futuro. Sin embargo, ninguno de estos postulados ha sido comprobado después de más de una década de intensas investigaciones. Incluso si tal asociación fuese real, hay que recordar que asociación o correlación no son sinónimos de causalidad (Giraldo, 1996).

La verdadera causa del SIDA son las exposiciones múltiples, repetidas y crónicas a una variedad de agentes estresantes inmunológicos de origen químico, físico, biológico, mental y nutricional.

(…) Los medicamentos antirretrovirales son inmuno-tóxicos potentes y pueden generar el SIDA por sí mismos.

Con el SIDA se inaugura (…) una nueva época en la historia de las enfermedades del hombre. El incremento de agentes estresantes en el ecosistema humano, está poniendo en serio peligro la preservación de nuestra especie. ¡El SIDA es una campana de alerta! Sin embargo, el mito o creencia en el fenómeno conocido como VIH encubre y no permite ver el peligro en que se encuentra sumida nuestra especie (Giraldo 2007).

La importancia de estos planteamientos no es mínima. Los parámetros de seguimiento de la enfermedad por medio de test como ELISA y Western Blot, han arrojado interrogantes[2] debido a casos en los cuales algunas personas han resultado seropositivas en un país; pero al realizarse las pruebas en otro, los resultados han sido contrarios. A esto se suma el hecho de que el control de la enfermedad en África ha sido particular y ello sugiere serios cuestionamientos para situar el debate más allá de factores biológicos, pues como bien se puede apreciar en otras investigaciones:

(…) el hecho de no saber con certeza el origen de la enfermedad, ni de haberse establecido un control para la cura definitiva o para la prevención radical han hecho que las personas y contextos relacionados con la enfermedad sean señalados frecuentemente bajo el estigma discriminatorio que lleva a la monstruosidad de la enfermedad y, por ende, de los individuos portadores de la misma, transformándola en una epidemia de la significación y del señalamiento social (Rodríguez y García, 2006)

Señalamiento social que para algunas posiciones significa un negocio del cual se lucran las grandes farmacéuticas, al tiempo que se benefician élites políticas promotoras de discursos racistas, homofóbicos y clasistas.

Esto es fundamental si se tiene en cuenta, por ejemplo, que la industria farmacéutica, según Miguel Jara (entrevistado en documental “la ciencia del pánico”, 2011) ha dirigido sus ensayos e intereses hacia países pobres o, por otra parte, han aprovechado los imaginarios que comúnmente se tienen acerca de la sexualidad que, como sabemos, es central para definir la enfermedad por tratarse de una de las vías de contagio.

No es casualidad que en análisis como los de Foucault (2000), encontremos pasajes que ubican, por ejemplo, la sexualidad como un foco de regulación desde el que se han configurado imaginarios, creencias, normas, instituciones, etc. Para este autor

La extrema valoración médica de la sexualidad en el siglo XIX tiene su principio, me parece, en la posición privilegiada que ocupa entre orga-nismo y población, entre cuerpo y fenómenos globales. De ahí también la idea médica de que la sexualidad, cuando es indisciplinada e irregular, tiene siempre dos órdenes de efectos: uno sobre el cuerpo, sobre el cuerpo indisciplinado, que es sancionado de inmediato por todas las enfermedades individuales que el desenfreno sexual atrae sobre sí (…) Pero, al mismo tiempo, una sexualidad desenfrenada, pervertida, etcétera, tiene efectos en el plano de la población, porque a quien fue sexualmente disoluto se le atribuye una herencia, una descendencia que también va a estar perturbada, y a lo largo de generaciones y generaciones, en la séptima generación y la séptima de la séptima. (p.228)

Vale aclarar, llegados a este punto, que los factores de riesgo hoy enlistados sobre el VIH y el SIDA no comprenden solamente el contagio por medio de la actividad sexual. Sin embargo es imprescindible subrayar la polémica que este factor revistió a partir de los años 80 con el descubrimiento del virus, ya que, a partir de allí, las afirmaciones que ha sostenido la teoría oficial del VIH = SIDA proliferaron masivamente, especialmente en contra de quienes adoptan conductas “anormales” direccionadas hacia la estigmatización, el rechazo, el desprestigio, etc.

En caso de ser ciertos los planteamientos disidentes, nos encontramos frente a una tarea enorme. Ésta implica no solamente hacer estudios a partir de la medicina; sino también de la investigación social, que nos permitan comprender el contexto de la epidemia a partir del impacto que tiene sobre las poblaciones a través de los medios de comunicación, las campañas publicitarias, el “voz a voz” cuya resonancia, plagada de miedo, incide en los imaginarios acerca de las enfermedades y las relaciones que los individuos tenemos con éstas.

De ahí que mi sugerencia con este artículo sea indagar sobre el tema, hacer frente a los prejuicios y promover lecturas críticas sobre todo cuanto nos es vendido como verdad. Ya que esta enfermedad puede tratarse de un claro ejemplo de aquellas verdades que se han instaurado bajo discursos racistas, homofóbicos, incluso clasistas si se contempla el panorama geográfico que ubica a países en “vías de desarrollo” o “subdesarrollados” entre los mayores índices de propagación del SIDA.

Hay una fuerte costumbre a recibir información sin dudar en lo más mínimo de ésta. La duda es casi “inexistente” porque se ha legitimado una voz periodística, científica, médica, educativa… una voz “experta” cuyos cúmulos de poder han logrado configurar toda una maquinaria sobre la verdad que se reproduce con inercia gracias, en buena medida, a la costumbre humana de depender de únicas verdades y de no atrevernos a ver más allá.

Nota aclaratoria:

Quien escribió este artículo no se acoge a las teorías conspirativas. Su posición, por el contrario, se presenta como una invitación a indagar acerca del virus y la enfermedad que junto a las a información oficiales, también cuenta con información disidente que no está demás revisar. Como es sabido por muchos, las versiones que narran la historia divergen en muchos aspectos e intereses y este caso no es la excepción.

Notas


[1] La información que se proporciona en este artículo sobre este Ron Woodroof sólo corresponde al personaje de la película. Se considera necesaria esta aclaración teniendo en cuenta que la cinta está inspirada en la vida de Ron Woodroof y en la misma ocurren algunas alteraciones que, aparentemente, no son completamente fieles a su historia real.

[2] Sobre estos interrogantes, puede conocer más información en el artículo “¿Por qué abandoné la teoría del VIH como causa del SIDA?”, publicado en la página web de la revista “Discovery y Dsalud”  http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=416

Referencias


Foucault Michel (2000) Defender la sociedad. Recuperado de http://monoskop.org/images/3/34/Foucault_Michel_Defender_la_sociedad.pdf

Giraldo Roberto (1996) El SÍDA no es una enfermedad infectocontagiosa

http://robertogiraldo.com/esp/articulos/SIDANoEsUnaEnfermedadInfectocontagiosa.html

Giraldo, R. (1996) La industria del SIDA, manipulación de un error científico. Recuperado de     http://www.robertogiraldo.com/esp/articulos/LaIndustriaDelSida.html

Giraldo Roberto (2007) Los agentes estresantes inmunológicos son la verdadera causa del SIDA.

http://robertogiraldo.com/esp/articulos/LosAgentesEstresantes2007.html

Isabel Otaduy y Patrizia Monzan (2011) La ciencia del pánico. [Documental]. Producción independiente. https://vimeo.com/23072086 / Página oficial:  http://www.lacienciadelpanico.tk/

Leung Brent (2009) La casa de los números, anatomía de una epidemia

https://www.youtube.com/watch?v=l6F9edZLUwA

ONUSIDA (2008) Información básica sobre el VIH: http://data.unaids.org/pub/factsheet/2008/20080519_fastfacts_hiv_es.pdf

Rodríguez Martínez, E. y García Gavidia, N. (2006)  Enfermedad y significación: Estigma y monstruosidad del VIH/SIDA. Revista SciElo. 22 (50). Recuperado de http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1012-15872006000200002

“Historia de un oso”

Hago eco de este magnífico cortometraje chileno que el día de ayer fue galardonado en los Premios Óscar como mejor corto de animación.

Algunos detalles sobre éste por parte de su director: https://www.youtube.com/watch?v=ZEk8WPeUwc4

Mario y algunas cuestiones acerca de la sexualidad.


Por: Fabián Bonilla Patiño


Aún es incómodo hablar de sexualidad, éste sigue siendo un tema de bastante polémica y por eso es importante seguir cuestionándolo: ¿por qué genera incomodidad? ¿Por qué es motivo de burlas? ¿Por qué suele reducirse al coito? ¿Por qué se sigue considerando tabú? ¿Por qué sobre éste se establecen privilegios heterosexuales?

No es el propósito de este artículo dar respuesta a las anteriores preguntas. Más bien, es una invitación a que, junto a éstas, revisen las propias; indaguen y reflexionen sobre el tema sin el miedo que implica descubrirse y comprender que la sexualidad empieza a construirse mucho antes del nacimiento y no es reductible a los genitales o la actividad sexual.

Seguramente entre las personas que se embarquen en esta lectura, se encuentran quienes aún viven “escondidas” debido a lo que la familia y la sociedad esperan de ellas, y a la relación que social y culturalmente se ha construido sobre la sexualidad. Por ése y otros motivos surge lo que empiezan a leer. Especialmente porque la persona que lo escribe sigue “escondida”; porque aún no puede expresar pública y tranquilamente lo que es, lo que sexualmente constituye su identidad. Hacerlo por medio de este blog le permite contribuir en superar falsas creencias, ayudarse a sí mismo y otras personas; así como favorecer desde otras dimensiones lo entrañable de este tema.

Para continuar, observen el siguiente cortometraje:

Al igual que Mario -el niño del cortometraje- niños y niñas experimentan con todo aquello que les rodea: con objetos y actividades que los identifican; con personas de su familia, personajes de televisión, de revistas, películas, entre otros. Esta identificación conforma la construcción de la sexualidad en una de sus dimensiones y no está completamente determinada por lo que las personas adultas creen y esperan.

Cuando las personas adultas imponen sus creencias sobre estos procesos de identificación, se empiezan a generar ocultamientos, desconfianza, miedo, resentimiento; entre otros sentimientos de intranquilidad para el niño o niña que los vive. Cuando se dan estas imposiciones los niños buscan esconderse; buscan lugares en los cuales expresar lo que son sin la prevención de ser juzgados, discriminados, violentados y puestos en un paredón público.

Esto supone anotar que la sexualidad comprende aspectos de carácter biológico que inciden en la diferenciación sexual y en el sexo (hombre/mujer/intersexo) que es asignado por las características anatómicas de los genitales. También, comprende aspectos de carácter psicológico que influyen en la orientación sexual (atracción erótico-afectiva hacia personas del mismo sexo o del sexo contrario) y aspectos de carácter sociocultural que influyen en el género (masculino/femenino).

En un contexto hipotético, tenemos el caso de Mario: él nació con pene, por lo tanto le fue asignada la categoría de hombre como sexo. A partir de esta asignación su madre, su padre, entre otras personas con quienes se relaciona, esperan que él se comporte como lo que tradicionalmente se considera propio de un hombre/niño (jugar con carros, tener ademanes fuertes, jugar fútbol, usar pantalón; determinados colores, determinado corte de cabello, tener novia, etc.). Es decir: adecuarse al conjunto de normas y comportamientos considerados “propios” del género masculino.

No obstante, en el trasegar de sus experiencias individuales y colectivas, Mario se ha visto atraído por prácticas contrarios a las que la sociedad espera por su sexo. Esto, sin duda, ha generado dificultades para relacionarse en su entorno escolar y familiar. Entretanto ha provocado un ambiente complejo para él, quien se ve coartado debido a las creencias de quienes las juzgan inadecuadas.

Parte del problema con este asunto, se genera cuando hay desconocimiento sobre estas diferencias conceptuales y la complejidad de la sexualidad más allá del coito y de la genitalidad. El ejemplo de Mario es preciso: como él viven muchos niños y niñas. Por ese motivo es importante profundizar en el tema arguyendo que, sobre los imaginarios comunes acerca de la sexualidad, se desconocen parte importante de las construcciones identitarias que influyen en la salud física y mental; así como en la conformación de familia, relaciones de pareja, relaciones institucionales y/o políticas.

En esa medida, si Mario tiene la oportunidad de crecer en un ambiente donde se comprende profundamente la sexualidad, no se va ver obligado a ocultarse y expresar lo que su búsqueda simboliza a la hora de construir identidad con el sexo, el género y la orientación sexual. Es más… si crece en un ambiente propicio para su sexualidad, va desarrollar significativamente sus habilidades y construir entornos relacionales más saludables.

Thiago

Fotografía por: Thiago Antonucci

Desde luego es trascendental comprender el tema, pues en este caso hipotético, aún no podemos establecer cuál es la orientación sexual de Mario, ya que la identidad con el género no define dicha orientación. En otras palabras: el hecho de que a él le agrade “vestir como niña”, no suscita que le vayan a gustar los niños. Puede pasar que él “vista como mujer”, incluso intervenga su cuerpo quirúrgicamente en la vida adulta, y su orientación sexual se defina por la atracción erótica-afectiva hacia las mujeres[1].

De ahí que sea imprescindible indagar sobre las diferentes categorías desde las cuales se establecen algunas definiciones para comprender la dimensión del tema. Algunas de ellas son:

sexuali

Ficha diseñada para esta nota, a partir de textos de referencia.

Estas categorías -incompletas en esta ficha- no constituyen algo determinante, pues, en algunos casos, hay personas que prefieren no etiquetarse; sin embargo es pertinente resaltarlas por su valor en los estudios acerca de la sexualidad. Ya que, por ejemplo, el hecho de que un hombre sienta atracción erótico-afectiva por otro hombre, no equivale a querer ser y sentirse mujer[2].

Con todo esto invito a aquellas personas que hayan llegado hasta este blog, a indagar sobre el tema antes de crear prejuicios y asumir que sus opiniones son verdaderas. No es capricho que temas como éste, estén siendo agenda de debate para los Estados; tampoco es una imposición que se pretende hacer respecto a la heterosexualidad. Es un tema cuya relevancia conlleva interrogar nuestras relaciones, más allá de juzgar a partir de opiniones fundadas sobre lo desconocido, sobre mitos y odios, como aquellos encontrados en comentarios de páginas en redes sociales cuando aparece una noticia referida a los sectores LGBTIQ[3].

La identidad sexual es mucho más que considerarse heterosexual, bisexual, homosexual, transexual, etc. La identidad sexual integra variados contextos y vivencias. De ahí que sea posible afirmar que quienes viven escondidos no son solamente personas homosexuales[4], sino, por ejemplo, mujeres heterosexuales quienes, por la culpa y otros sentimientos, viven escondidas, sin expresarse, sin vivir libremente lo que son, sencillamente porque la sociedad y la familia esperan de ellas: sumisión, recato, pudor… o, en el caso de hombres heterosexuales: que no lloren, que no sean “afeminados” y que no practiquen “actividades para mujeres”.

Por el momento les dejo con Tomboy (2011) (sugerencia cinematográfica apropiada para las reflexiones sobre el tema)  y con esta frase de Simone De Beauvoir:

“En sí, la homosexualidad está tan limitada como la heterosexualidad: lo ideal sería ser capaz de amar a una mujer o a un hombre, a cualquier ser humano, sin sentir miedo, inhibición u obligación”.

Notas


[1]En Colombia se conoce el caso de Brigitte Baptiste, mujer bióloga quien además de su rol profesional en este país, se ha destacado por reconocer públicamente su ruptura con la idea tradicional de ser hombre. Pueden consultar detalles sobre su biografía en esta entrevista:  http://www.cromos.com.co/personajes/actualidad/articulo-142233-brigitte-baptiste-rompi-el-molde-de-ser-hombre

[2] Este ejemplo aplica para otras identidades, como lo podemos apreciar en la entrevista que se comparte en la nota de pie de página número 1 de este artículo.

[3] Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero, Intersexuales, Queer.

[4] Esto no implica desconocer que lo que se conoce “estar en el closet” supone un hecho cuya emergencia tiene que ver con la hegemonía de un orden heteronormativo. Por lo tanto el uso de “estar escondido” en este artículo no equivale profundamente a “estar en el closet”

 

Textos de referencia


 

  • Historia de la sexualidad I: la voluntad de saber – Michel Foucault
  • La dominación masculina – Pierre Bourdieu
  • Cuerpos que importan, sobre los límites materiales y discursivos del sexo – Judith Butler.
  • La teoría Queer: la de-construcción de las sexualidades periféricas – Carlos Fonseca Hernández y María Luisa Quintero Soto. http://www.revistasociologica.com.mx/pdf/6903.pdf
  • Sexualidad… mucho más que sexo. – Elvia Vargas Truillo (libro disponible en internet)
  • Aniquilar la diferencia. Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgeneristas en el marco del Conflicto Armado Colombiano – Informe del Centro Nacional de Memoria Histórica.

 

Los derechos de esta publicación están protegidos bajo una licencia de Creative Commons:

Crímenes con olor a cuero

Publicación por: Fabián Bonilla Patiño

Hay placeres saciados con sangre; placeres consumados en la escena del crimen; placeres que omiten reglas ajenas y adaptan meticulosamente maquinaciones que darán alimento a su cometido. Placeres que tienen como reminiscencias los callejones, los parques, los bares; así como otros lugares que develan vestigios de la cadena etimológica y alimenticia de algunas prácticas sexuales.

Cruising des

***

Nueva York, Estados Unidos – fines de los años 70: Un hombre completamente vestido de negro recorre la calle; se aproxima al bar PRIVATE CLUB 837. Su presencia es advertida por el taconeo de sus botas y el sonido de las hebillas que adornan su chaqueta de cuero…

Ingresa al bar; desciende por unas escaleras; paga la entrada; se sumerge en un ambiente de cuero, de “♪ ♫ ♩Lump ♪ ♫ ♩”, de cuerpos pavoneándose en el frenesí de su desnudez.

En medio de su contoneo cruza miradas e inicia una conversación:

– ¿Tengo tu visto bueno?

– Me molesta el tabaco.

– Ah, ¿sí?

– Lo encuentro asqueroso…

– Pues a mí me encanta.

– Es como volver a la teta. Si quieres dejarlo sustitúyelo por otra forma de goce infantil…

– Yo no quiero dejarlo.

– Te sugiero que te pases una pluma de avestruz por la espalda, desde los glúteos hasta la misma nuca.

–¿Eso no crea adicción?

–¿Por qué vienes aquí?

–¿Por qué vienes tú?

– Mi ego me crea problemas: necesito que todos me adoren.

–¿De dónde vienes?

– De Marte.

– Estupendo, nunca lo he hecho con un marciano.

Su efectiva y enigmática conversación de inicio sugiere visitar el ST.JAMES/HOTEL En éste sus aproximaciones trasmutan en un estado verdugo y ejecuta su ritual: se acerca a su víctima después de un preámbulo erótico; extrae un cuchillo oculto en una de sus botas; juega con éste mientras acorrala la inmunidad de su víctima; le hace recostar boca abajo sobre la cama; amarra sus muñecas, luego sus pies…

No, por favor… por favor, por favor…

Me has obligado a hacerlo.[1]

***

Aquí tenemos el caso de un personaje colmado por aquellos placeres. También la escena relacionada con la sucesión de homicidios reportados por algunos habitantes de Nueva York tras la aparición de extremidades en superficies marítimas, y el hallazgo de cuerpos, como aquel en el ST.JAMES/HOTEL.

Hechos como estos han sucedido en diversos lugares del mundo, entre ellos la ya mencionada Nueva York que, en 1979, fue escenario de inspiración para el rodaje de “Cruising”: producción cinematográfica inspirada en una novela homónima (escrita por Gerad Walker) y en “(…) una serie crímenes que había cometido un año antes [el] radiólogo Paul Bateson, acusado de despedazar homosexuales y tirar los trozos al río Hudson” (Corazón Rural A, 2014)[2].

En esta película (de la cual Desorbitados extrajo la escena anterior para adaptarla narrativamente en esta publicación), el director William Friedkin involucra a los espectadores en la misión del detective Stive Burns –interpretado por Al Pacino–. Un policía novato quien, acostumbrado a la norma heterosexual, asume la tarea de  infiltrase en un ambiente gay para descubrir al homicida cuyas víctimas (hombres) acecha por medio del Cruising[3]. Infiltración compleja para el detective, pues verá comprometida su relación de pareja y lo que, hasta entonces, consideraba acerca de su propia sexualidad.

Algunos detalles acerca de esta producción cinematográfica, contemplan llamativamente las implicaciones que tuvo la interpretación de Stive Burns para Al Pacino. El actor osó involucrarse en experiencias homosexuales motivadas por el cruising, el sadomasoquismo y otras parifilas no censuradas durante el rodaje, que, además, dieron un toque particular a la cinta: tanto el personaje como el actor heterosexuales, asistieron al encuentro con una realidad ajena a sus cotidianidades.

Por otra parte, el actor, se enfrentó al boicot de activistas opositores a este rodaje por entonces objeto de polémica y “críticas” desde las cuales se alegaban reproches por considerar “homofóbica” la propuesta Friedkin. Sin embargo existieron respaldos entorno a la emergencia del rodaje de parte de un público sadomasoquista, para el cual la película empezaba a representar una mirada no conocida, acerca de algunas relaciones homosexuales en los escondrijos nocturnos.

“Cruising” ha recibido todo tipo de comentarios; en su momento no fue acogida tanto por algunos sectores de gay, como por la cartelera del cine comercial. No obstante, en la actualidad, podría considerarse una película de culto gracias al tratamiento fotográfico y simbólico de escenarios que trazan historias acerca de los ambientes gay, infortunadamente embestidos por autores de siniestros planes como los crímenes con olor a cuero. Crímenes que esta semana Cinema Desorbitados opta por incluir en su lista cinematográfica, que hasta el momento no había contado con un thriller psicológico.

**PELÍCULA EN LÍNEA**


Notas

[1] Los diálogos incluidos en esta publicación fueron tomados directamente de la película, para desarrollar un ejercicio intertextual que da un giro en la sección Cinema Desorbitados.

[2]http://www.jotdown.es/2014/03/cruising-de-al-pacino-blanco-equivocado-de-los-movimientos-gais/

[3] Práctica sexual caracterizada por encuentros masculinos en espacios públicos. Según información hallada en internet la palabra que nombra esta práctica sexual, “(…) se acuñó en los años [70] en EEUU y hacía referencia a un bar gay, el Booze ‘n’ Cruise, situado en la Ruta 66 en Albuquerque (Nuevo México)” http://elarcoirislibre.blogspot.com.co/2011/12/fenomeno-cruising.html

Invitada especial en Cinema Desorbitados: Nausicaä

Cinemadeosrbitadossss_n

Nota por: Fabián Bonilla Patiño

Tanto en la escena televisiva como cinematográfica, aún es inusual observar el protagonismo de mujeres que toman las riendas de su vida. Afortunadamente hay opciones en las obras del cineasta Hayao Miyazaki y el Studio Ghibli, cuyas producciones (desde su fundación) no han descuidado el papel de heroínas femeninas caracterizadas por su inteligencia, valentía, sensibilidad y un matiz de virtudes que indiscutiblemente reivindican las posibilidades de ser mujer y omiten la superposición del estereotipo débil, sumiso y subyugado a la sombra de algún hombre.

Nausicaä

El valor que representan las mujeres en estas producciones no es simple; no juega como “paño de agua tibia” para la inclusión y tampoco se escuda en discursos panfletarios. En estas propuestas cinematográficas encontramos más que un papel reivindicativo. Pues, contemplan finos detalles que conjugan perfectamente con la inteligencia y fuerte sensibilidad de mujeres quienes han enfrentado y enfrentan adversidades estratégica y espiritualmente.

Como ejemplo concreto está el largometraje, incluido en el género de animación y ciencia ficción, Nausicaä del Valle del Viento (1984). En éste, el autor narra la historia que comprende un futuro después de mil años tras la finalización de la “Guerra de los Siete Días de Fuego”: acontecimiento que trajo destrucción, arrase de vidas humanas y un torrente de contaminación que tiene como ejército de insectos a los Ohmu.

Entre las personas sobrevivientes a este suceso se encuentra Nausicaä, quien desde su infancia desarrolló una recíproca relación con la naturaleza; con seres (los Ohmu) que influyeron en su personalidad y con experiencias que la convirtieron en la protagonista que defendería a su pueblo con una de las armas más poderosas: la sabiduría.

Cinema Desorbitados insiste en las producciones de este director y el estudio del cual hizo parte, e invita a conocer más sobre nuestra invitada especial de hoy, que, además de ser una mujer destacada por su valentía, es una excelente viajera náutica que ha conquistado el viento y no ha dudado en conquistar corazones a través de su magnífico ser.

PD. No conseguí un trailer digno de admirar en español, por lo tanto decidí colgar el oficial que cuenta con subtítulos en inglés.

Tiquetes para viajar a mundos de misterio y fantasía

Nota por: Fabián Bonilla

chihi

Escena de “el viaje de Chihiro”

Un nuevo día y en el calendario se pueden encontrar aniversarios como el de Hayao Miyazaki, quien hoy cumple 75 años tras su nacimiento. Este cineasta, cofundador de Studio Ghibli, es especialmente reconocido por su prolífica obra cinematográfica de la cual Desorbitados descata: “Nausicaä del Valle del Viento” (1984), “El castillo en el cielo” (1986), “Mi vecino Totoro” (1988), “Nicky, la aprendiz de bruja” (1989), “El viaje de Chihiro”(2001), “El increíble castillo vagabundo”(2004), “Ponyo en el acantilado” (2008), “Arrietty y el mundo de los diminutos” (2010 – guión) y “El viento se levanta”(2013).

Sus películas son fantásticas por la riqueza audiovisual que ofrecen; valiosas e imprescindibles por su contenido místico y cultural; asombrosas por los mundos que invita a descubrir, y vertiginosas porque con ellas se emprende un viaje de emociones y pensamientos que te llevan a ampliar horizontes y descubrir en cada historia la magia de sus personajes. Son películas que no vale la pena perderse; mucho menos dejar de compartir, pues, además, cuentan con una riqueza universal que no discrimina entre el mundo infantil y el mundo adulto: son películas para todos.

Cinema Desorbitados tiene tiquetes para viajar a estos mundos de misterio y fantasía, ¿su costo?: Solamente la voluntad para emprender un viaje que no te dejará sin aliento, pero sí con ganas de seguir escudriñando en el laberinto cinematográfico de Miyazaki y el Studio Ghibli.

¡Abrochen sus cinturones!

 

Nausicaä del Valle del Viento (1984).

El castillo en el cielo (1986)

Mi vecino Totoro (1988)

Nicky, la aprendiz de bruja (1989).

El viaje de Chihiro (2001).

El increíble castillo vagabundo (2004)

Ponyo en el acantilado (2008)

Arrietty y el mundo de los diminutos (2010 – guión)

El viento se levanta (2010)


Aviso: al dar clic en cada título, puedes acceder al enlace que te da opción para ver la película en línea.