Entre el sentir y el pensar: ¿en dónde está el amor de la razón?

Nota Por: Desorbitados

“Sólo en las misteriosas ecuaciones

 del amor se puede encontrar la lógica”


¿Qué motivos hay para sentarse a ver una película y luego pasar a escribir sobre ésta para sugerirla a un público que no me conoce físicamente? Quizá el motivo más fuerte, es compartir un sentimiento antes que hablar sobre lo buena o mala que es. De esta forma encuentro motivos más allá de la presunción y de los dualismos con los cuales nos han enseñado a acercarnos e imponer ideas a partir de nuestras observaciones.

No desconozco la exigencia que demanda una producción cinematográfica. Si hay algo que considero profundamente desagradable es ofrecer a un público un trabajo mediocre, que no invite a pensar, soñar, imaginar… sentir. Tampoco desconozco que, en algunas ocasiones, hay tendencia a acercarnos a estas producciones con prejuicios que desatan una guerra entre bueno o malo, cuando es posible encontrar interpretaciones que trascienden ese dualismo para darle lugar a los sentimientos.

Una mente brillante

En ese caso, pude haber considerado mala “Una mente brillante” –la sugerencia cinematográfica de esta entrada–  por mi lejanía con las matemáticas; sin embargo es la segunda vez que la observo y, ahora, deja en mí sentimientos de alegría y vacío: alegría porque logra conectarme con su trama; con la sensibilidad de su personaje; con la pasión y el miedo que lo construyen. Vacío porque me hace reconocer, una vez más, mi ignorancia frente a las matemáticas; ignorancia que supone un reto para comprender de qué forma acercarme a ellas encontrando su sentido más allá de la razón.

Hago esta reflexión para sugerirla, pues considero significativo dar lugar a mi forma de compartir con otros mi camino desorbitado, en el cual no existe inteligencia superior, sino constelación de inteligencias pues, en el caso de esta película, es posible comprender de que forma una inteligencia matemática, precisó de una inteligencia emocional que le enseñará la conjugación entre el sentir y el pensar para superar los dualismos que impone un poder psiquiátrico por medio de patologías como la esquizofrenia.

Todo esto me hace interrogar: ¿en dónde está el amor de la razón?  Ésa es la pregunta que suscitó mi observación, ahora está en quienes deseen acercarse por primera, segunda o tercera vez a esta película hacer sus observaciones y, si lo consideran oportuno, compartirlas con #CinemaDesorbitados.

En el siguiente enlace pueden encontrar diferentes opciones para ver la película en línea: http://pelis24.com/peliculas-actualizadas/13486-una-mente-brillante-una-mente-maravillosa-2001-castellano.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s